© iCorreyero
ya sólo quedan en los pies llagas de tanto caminar, en el alma tristezas y alegrías de los lugares y gentes que conocimos al pasar
…caminante, no hay calzado…