© iCorreyero
su cabizbaja pose y triste mirada dicen más que cualquier palabra que pudiese pronunciar